El Método LEAN

Hazlo Lean, hazlo mejor

Muri en el Foco: Claves para un Rendimiento Superior

La sobrecarga de trabajo o muri puede estresar y agobiar a los trabajadores, lo cual repercute en su trabajo.

En el mundo del Lean Management, la eficiencia y la eliminación de desperdicios son elementos clave para el éxito empresarial. Entre los conceptos fundamentales de esta metodología se encuentra el término muri, una palabra japonesa que quiere decir sobrecarga, exceso o irracionalidad. En este artículo, analizaremos en profundidad qué significa el muri, sus causas y cómo abordarlo eficazmente.

¿Qué es Muri en Lean Management?

El término muri se deriva del japonés y se utiliza para describir cualquier forma de sobrecarga o exceso en un proceso de trabajo. Dentro del marco del Lean Management, el muri se considera uno de los tres tipos de desperdicio, junto con «muda» (inutilidad) y «mura» (variabilidad). Implica someter a los trabajadores o máquinas a una carga irrazonable o desmedida, ya sea en términos de producción, tiempo o esfuerzo. Este exceso puede acarrear consecuencias negativas en la productividad, la calidad del trabajo y la moral del equipo humano.

Causas del Muri y su Impacto

El muri puede surgir por varias razones dentro de un entorno de trabajo. Una de las causas más comunes es la falta de comprensión o consideración de la capacidad real del proceso. Por ejemplo, exigir a los empleados o máquinas que produzcan por encima de sus posibilidades puede generar una sobrecarga insostenible. Esta falta de alineación entre la demanda y la capacidad real del proceso se traduce en defectos, paradas de producción y un impacto negativo en el estado de ánimo de la plantilla. En consecuencia, podría aparecer el peligroso síndrome de «burnout» o del «trabajador quemado».

Otro culpable importante de muri es la falta de entendimiento entre todos los miembros del equipo que forman parte del proceso. Es decir, cuando no hay una comunicación clara y fluida, es más probable que se generen expectativas irrazonables sobre los trabajadores o las máquinas, lo que conduce a una sobrecarga innecesaria. Además, la falta de capacitación en el uso eficiente de la maquinaria y herramientas también contribuye al muri, ya que los trabajadores pueden no estar utilizando los recursos disponibles de una manera óptima.

Exigir a los empleados o máquinas que produzcan por encima de sus posibilidades, la ausencia de diálogo entre los miembros del equipo de trabajo o la falta de capacitación de los trabajadores en el uso de herramientas o máquinas pueden ser causas de sobrecarga en el entorno laboral.
Principales causas del Muri en el entorno laboral

El impacto del muri en un entorno de trabajo puede ser tremendamente significativo. Aparte de los problemas de calidad y productividad, la sobrecarga repercute negativamente en la salud y el bienestar de la plantilla. El estrés, la fatiga y la frustración son consecuencias comunes del muri, lo que conduce a una disminución del compromiso con la empresa. En última instancia, el muri puede acabar con el deseo de mejora continua y obstaculizar o frenar el éxito organizacional en el contexto del Lean Management.

Estrategias para Reducir el Muri

Rebajar el muri en cualquier entorno de laboral es esencial para mejorar la eficiencia y promover el flujo de trabajo más equilibrado. A continuación, se presentan algunas estrategias efectivas para abordar el muri y mitigar sus impactos negativos.

1. Alineación de la Demanda y la Capacidad del Proceso

Es fundamental asegurarse de que la cantidad de trabajo requerida esté en línea con la capacidad real del proceso. Esto implica evaluar y ajustar las expectativas de producción para evitar sobrecargar a los trabajadores o máquinas.

2. Comunicación Efectiva

Fomentar una comunicación clara y abierta con el fin de que haya entendimiento entre todos los participantes del proceso es vital para evitar el muri. Esto incluye compartir información sobre la capacidad real frente a las expectativas de trabajo y cualquier cambio en las demandas de producción.

3. Capacitación y desarrollo

Proporcionar a los trabajadores la formación adecuada para usar eficientemente las herramientas y máquinas es clave para optimizar el rendimiento y reducir la sobrecarga. Además, invertir en el desarrollo profesional continuo mejora las habilidades y la eficacia del equipo en general.

4. Establecimiento de Estándares

Estandarizar los procesos de trabajo y establecer protocolos puede contribuir a eliminar la incertidumbre y reducir la necesidad de trabajo adicional. Esto incluye implementar prácticas como las 5S o las medias de TPM y SMED para gestionar equipos de manera eficiente.

  • TPM: Significa «Total Productive Maintenance» (Mantenimiento Productivo Total). Es una metodología que se centra en mantener las máquinas y equipos en óptimas condiciones para evitar fallas y mejorar la eficiencia y la productividad en general. El TPM se enfoca en la participación activa de los operadores y el mantenimiento regular y proactivo de los equipos.
  • SMED: Es el acrónimo de «Single-Minute Exchange of Die» (Cambio de Troqueles en un Minuto). Esta técnica se utiliza para reducir el tiempo de preparación de máquinas entre diferentes producciones. El objetivo es minimizar el periodo de inactividad asociado con el cambio de herramientas o ajustes en el proceso, que permite una fabricación más ágil y flexible.

5. Implementación de Sistemas basados en el Pull

Utilizar sistemas basados en el Pull, como Scrum o Kanban, son de gran utilidad para mitigar la sobrecarga al recortar la cantidad de actividades en el progreso. Establecer límites claros evita la acumulación excesiva de tareas y promueve un flujo de trabajo más equilibrado.

6. Identificación y Eliminación de Cuellos de Botella

Identificar y abordar los cuellos de botella durante el proceso puede ayudar a acelerar el flujo de trabajo y reducir la sobrecarga. Esto implica la redistribución de tareas, el aumento de la capacidad en áreas críticas o el perfeccionamiento del desarrollo de cada tarea y, por tanto, la mejora de la eficiencia global. Una forma de lograrlo es aplicando el Jidoka.

Estrategias para reducir el Muri.
Formas de Reducir el Muri

Conclusiones

En resumen, el concepto muri en el contexto del Lean Management es fundamental para comprender y solucionar los problemas asociados a la sobrecarga y el exceso en los procesos de trabajo. Debe quedar claro que no se puede exigir a personas y máquinas más de lo que son capaces de hacer. Así pues, reconocer las causas del muri y sus impactos negativos es el primer paso para implementar estrategias efectivas con el objetivo de mitigarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Vanessa García Rivera.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostinger que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Comentarios

  • […] Mura, junto con el Muda y el Muri, constituye uno de los principales tipos de desperdicio identificados por el sistema de producción […]