El Método LEAN

Hazlo Lean, hazlo mejor

Método de Estudio Lean: Aprende de Manera Eficiente

Estudiar más rápido de forma más eficaz es posible aplicando el Método Lean.

Hoy vamos a explicarte un método de estudio que supone una estrategia de optimización del aprendizaje, verás como se convierte en un aliado clave si buscas mejorar tu eficiencia a la hora de aprender. Al aplicar los principios de la metodología Lean, podrás desbloquear un mundo de oportunidades para la formación más efectivo. En este artículo, exploraremos en detalle una forma de estudiar que puede marcar la diferencia en tu proceso de adquisición de conocimientos.

Pasamos sin más a explicarte los conceptos básicos de esta técnica de estudio.

Eliminación de desperdicios en el aprendizaje, básico en este método de estudio

Para empezar, como ya sabrás, el primer principio del Método Lean es identificar y eliminar el desperdicio. En el ámbito educativo, esto implica detectar actividades, recursos o enfoques de aprendizaje que no aportan un valor significativo y descartarlos. Esto podría incluir suprimir tareas innecesarias, lecturas redundantes o métodos de estudio ineficaces.

Encuentra lo realmente importante de tu libro, haz esquemas y resúmenes y estudia basándote en ellos. No te limites a leer una y otra vez el mismo texto hasta memorizarlo, así pierdes mucho tiempo y encima no asimilas la información. Por tanto, extrae lo más importante y apréndetelo asegurándote de que lo entiendes, así en el examen podrás explicarlo con tus propias palabras.

Flujo continuo de conocimiento

Para seguir, el principio del flujo continuo se refiere a la idea de que el aprendizaje debe ser constante y sin interrupciones. Fomentar un ambiente de estudio ayuda a evitar la acumulación y estrés asociado con darse un atracón a última hora. La aplicación de este método de estudio implica establecer un horario regular y evitar la procrastinación.

Por ello, planifica bien tu tiempo. Repasa un poco cada día y, sobre todo, descarta la idea de posponerlo hasta el último momento y pasarte la noche en vela. Dormir y descansar es esencial para asimilar lo aprendido. Recuerda: «lección dormida, lección aprendida».

El objetivo principal de este método de estudio: aumentar la calidad del aprendizaje

Utilizando el enfoque Lean, se puede mejorar la calidad al centrarse en la comprensión profunda en lugar de la memorización superficial. Como hemos dicho antes, aquí no se trata de aprobar y ya, sino de comprender y recordar. No queremos olvidar todo tras entregar el examen. Así que fomenta la reflexión, la práctica activa y la resolución de problemas como método de estudio.

Cuando leas algo, trata de repetirlo con tus palabras, imagina que se lo explicas alguien. Puedes estudiar con un compañero y preguntaros uno a otro, por ejemplo.

Reducción en la variabilidad de la rutina de estudio

De igual forma, establece métodos y estrategias de estudio estandarizados y efectivos que puedan aplicarse de manera constante.

Imagina que estás estudiando para un examen. Si haces las cosas siempre igual, es más probable que obtengas una buena nota. Esto significa que debes usar los mismos métodos de estudio que funcionan para ti una y otra vez, en lugar de cambiar constantemente. En consecuencia, identifica que técnicas te dan mejores resultados y aplícalas siempre, con el tiempo sabrás cómo estudiar más rápido.

Seguir los principios de Lean Management puede ser un magnífico método de estudio.
Estudiar más eficientemente es posible con el Método Lean

Kaizen en la educación

El concepto de kaizen que se refiere a la mejora continua, es fundamental en la metodología Lean. Así pues, anímate a buscar siempre formas de optimizar tu enfoque del aprendizaje. Esto podría incluir la revisión y ajuste frecuente de tu método de estudio. De esta manera detectarías tus debilidades en cuanto a comprensión y encontrar formas para corregir errores.

Para aplicar este método de estudio, identifica el valor

Ciertamente enfocarse en el valor en el aprendizaje implica definir claramente los objetivos y metas educativas y asegurarse de que cada actividad de estudio esté alineada con tu propósito.

Dicho de otra manera, primero debes pensar en lo que quieres aprender y por qué. Luego, asegúrate de que todo lo que haces para estudiar te ayuda a alcanzar tus aspiraciones. No pierdas tiempo en cosas que te distraen o alejan de tu objetivo.

Mentoría y tutoría Lean

Por último, en el contexto educativo, la mentoría y la tutoría pueden aplicar los principios Lean para mejorar la transferencia de conocimientos y experiencias. Esto implica una comunicación efectiva, retroalimentación constante y un enfoque en el crecimiento personal y profesional.

Para que lo entiendas mejor, la mentoría es cuando alguien mayor o más experimentado te ayuda a aprender cosas. Usando el Método Lean, significa que te dará buenos consejos, te escuchará y te dirá cómo progresar. Así, aprenderás más rápido y mejor.

En conclusión, los principios Lean sirven a los estudiantes para experimentar un aprendizaje más eficaz, una gestión del tiempo más efectiva y una mayor retención de conocimientos. Estos enfoques pueden ser aplicados en cualquier nivel, desde la educación primaria hasta la formación profesional y el aprendizaje continuo a lo largo de la vida.

Tal vez te interese:

Cómo Ahorrar Dinero en Casa: Secretos para Optimizar tus Finanzas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Vanessa García Rivera.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostinger que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Comentarios